A principios de la década de 1980, al profesor James Pennebaker de la Universidad de Austin en Texas se le ocurrió realizar un sencillo experimento con sus estudiantes.

Les pidió que pensaran en la experiencia más perturbadora de sus vidas, durante veinte minutos, en tres o cuatro días consecutivos.

Pero no solo era pensarlas; también tenían que escribir en manuscrito los detalles de su experiencia.

Lo que Pennebaker nunca se imaginó fue lo que descubrió en el transcurso de los meses siguientes.

 

Al principio los estudiantes encontraban difícil y perturbadora esta actividad.

Decían que recordar esas anécdotas les perturbaba el sueño; las revivían distorsionadas, mientras dormían.

Sin embargo, a largo plazo, el efecto fue… distinto.

Comenzaron a sentir un profundo bienestar físico y mental.

Quienes participaron en el experimento tuvieron menos resfriados y gripes en los meses siguientes y visitaron menos al médico de la universidad que los de un grupo de control que se limitaron a escribir sobre su vida universitaria.

De la misma forma, tuvieron menos propensión a sufrir de depresión y ansiedad en las dos décadas siguientes.

En los años transcurridos desde aquel primer experimento, otros investigadores han descubierto que escribir sobre las experiencias positivas de tu vida también puede tener un efecto igual de bueno en tu bienestar mental y físico.

Los estudios demuestran la reducción de los niveles de depresión.

Además, de mayor serenidad y paz.

De hecho, un experimento reciente demostró que las heridas de quienes escribieron sobre sus preocupaciones antes de una operación dermatológica electiva se curaron más rápido que las de un grupo de control.

Entonces, ¿por qué es bueno escribir?

O mejor dicho, ¿Cómo escribir causa estos efectos?

La explicación es relativamente sencilla.

Al escribir sobre tus experiencias, consigues integrar el dolor y la pérdida en la historia de tu vida de una forma que tiene sentido para ti.

Porque para ti es la única persona para quien tiene que tener sentido.

(Ya sabes lo fácil que es para los demás, juzgar tus experiencias)

Los que más se beneficiaron del experimento de Pennebaker fueron las que al tercer o cuarto día de escritura ya habían expresado su rabia, tristeza y malestar.

Habían superado esa etapa y comenzaban a ver con otra óptica lo que habían aprendido de la experiencia.

La forma en que interpretas los acontecimientos que te ocurren y cómo los relacionas entre sí, es lo que forma la trama de la historia de tu vida.

Estas historias se convierten en tu mapa.

Así puedes navegar en una dirección concreta.

¿De qué manera te muestras a otras personas?

¿Qué tipo de protagonista eres?

En toda historia hay una víctima. ¿Eres tú, en este caso?

¿Estás a cargo de lo que te ocurre, o sientes que estás a merced del viento?

¿Tienes la certeza de saber qué hacer a continuación?

Tu historia a menudo te retiene.

Escribir te permite expresar las heridas y pérdidas del pasado para poder avanzar.

Escribir te ayuda a comprender por qué te comportas como lo haces, y a desarrollar una mejor versión de esa historia.

Durante los últimos diez años y en paralelo al Knesix Institute, he facilitado grupos de escritura para el bienestar en diferentes entornos.

Como psicólogo y escritor, me fascinan los profundos efectos que la escritura y la reescritura de nuestra historia pueden tener en nuestras vidas.

Al fin y al cabo, es a través de la historia de tu propia vida como defines quién eres, para bien o para mal.

¿Qué te parecería escribir para alcanzar tu propio bienestar?

Un aspecto clave de la terapia a través de la escritura, es aprender a desenterrar tu propia versión de los hechos.

Tiendes a estancarte en una visión de tu realidad que muchas veces es heredada o copiada de otras personas.

Porque te preocupa que ‘tu forma’ de describir tus propios acontecimientos, no sea la… correcta.

Pero lo es, porque es tuya.

Precisamente por eso.

Solo tienes que descubrirla.

La depresión y la ansiedad surgen por un grave atasco en la ira y la culpa.

Un pensamiento recurrente con el que te reprochas una y otra vez: «debí actuar de otra manera, debí decir otra cosa, no debí hacer esto o aquello».

Te propongo otra opción: reescribir la historia que has vivido hasta ahora.

Ten algo muy claro: Escribir para descubrirte, no depende de una buena capacidad de escritura.

No necesitas conocimientos de narrativa, o haber leído mucho, o ni siquiera saber de storytelling.

Nada de eso. Absolutamente nada.

Solo necesitas lápiz, papel y quien te guíe en esos pasos.

Te propongo una terapia muy particular, y muy sencilla.

Son un total de siete días.

Siete días nada más, en los que cada día te indicaré exactamente qué área de tu vida explorar… y exactamente en qué te tienes que enfocar.

Y cada día no será necesario que escribas más de quince minutos.

Será más que suficiente.

Pero queda de tu parte dar el paso para aceptar este autodescubrimiento.

No hay material que estudiar, ni evaluaciones, ni tests.

No habrá horarios que cumplir, ni clases o entrevistas a las cuales asistir, o conectarte, o comprometerte.

El único compromiso será con tu propia esencia, a lo largo de esos siete días.

Te enfocarás en ti.

¿Desde cuándo no lo haces?

Empezaremos el 1 de abril.

¿Cuál es la inversión del programa?

La inversión regular es de 350 dólares por todo el proceso.

Pero en esta primera edición pública, tienes la oportunidad de inscribirte por solo 19 dólares.

Como lo lees; solo 19 dólares.

Un pequeño precio para explorar, descubrir y desenterrar tu verdadera esencia y blindarte contra la depresión y ansiedad que tanta vida le restan a tantas personas.

Pero este precio especial estará disponible si estás entre los primeros 40 que tomen la decisión.

Para aprovecharlo, usa este enlace:

https://campus.knesix.institute/enroll/1358043?price_id=1565758

(Si encuentras el enlace desactivado, es que se agotó la disponibilidad)

Yo te estaré esperando para darte la bienvenida y comenzar el 1 de abril.

Jesús Enrique Rosas.
Puedo escribir toda una historia cuando leo el lenguaje corporal.

Suscríbete a mis tips diarios y descarga mi ebook "100 tips de comunicación no verbal" para descubrir todos los secretos del Lenguaje Corporal y la Persuasión: