A veces la forma más obvia de ver nuestras circunstancias puede no ser la correcta para entenderlas.

Un gran ejemplo es cuando Steven Spielberg conoció a Stanley Kubrick:

El director en ascenso, que sólo contaba con un par de hits en su experiencia, conoció al monstruo cinematográfico en el set de El Resplandor.

Ocurrió justo en el salón principal del Hotel Overlook. Un set de sonido completamente decorado y listo para rodar cámaras.

Pero había una particularidad.

En el centro de la sala principal, sobre la mesa donde debería estar la máquina de escribir de Jack Torrance, había un modelo a escala de la propia sala.

Una especie de «salón dentro de un salón»

Kubrick, tan excéntrico como era, estaba probando tomas con pequeñas figuritas dentro del modelo a escala.

Spielberg trató de darle algún sentido a eso. Ésta era una mente maestra del cine, en un set completamente decorado, todo para él…

…y prefería probar las tomas en un modelo a escala reducida, justo dentro de ese mismo set.

Surgió la pregunta obvia:

– ¿Por qué estás probando las tomas en el modelo a escala? ¿No es más fácil probar las tomas en el propio set?

Kubrick respiró hondo, se dio vuelta y le dio a Spielberg lo que podríamos imaginar como una mirada muy amenazadora.

– ¿Hay algún problema con eso?

No esperó una respuesta, y Spielberg no insistió. A pesar de la atropellada primera impresión, se hicieron muy buenos amigos hasta el fallecimiento de Kubrick en 1999.

Ahora sabes el por qué de tantas referencias a «El Resplandor» en la película de Spielberg «Ready Player One».

Pero quiero que te enfoques en ese modelo a escala.

Aunque Kubrick tenía todo el set para usarlo a sus anchas, decidió verlo de otra manera.

Digamos que quería verlo desde otra perspectiva. Como un ser todopoderoso que veía cómo se desarrollaba la historia.

Es una gran manera de ver todo tipo de cosas. Especialmente, los problemas.

A menudo recomiendo este truco de PNL de dar un paso atrás, salir de tu mente y mirar tu situación con ojos descansados.

Después de todo, cuando alguien nos pide ayuda, somos 10 veces más eficientes para mirar sus problemas que los nuestros con una mente clara y establecer un camino de acción claro.

Jordan Peterson dice algo al respecto en su libro «12 reglas para la vida».

Trátate a ti mismo como alguien a quien tienes la responsabilidad de ayudar.

En otras palabras, mírate a ti mismo en tercera persona. Aunque no tenga sentido. Haz como Kubrick; mira la acción desde arriba con una mente clara.

Una de las cosas de las que debes ser consciente es tu propio lenguaje corporal; es un fuerte indicador de tus emociones.

La mejor forma de comenzar es descargando mi libro de tips gratis, en este enlace:

http://eepurl.com/doaIvr

¡Mucho éxito!

Jesús Enrique Rosas

Puedo escribir toda una historia cuando leo tu lenguaje corporal.

Suscríbete a mis tips diarios y descarga mi ebook "100 tips de comunicación no verbal" para descubrir todos los secretos del Lenguaje Corporal y la Persuasión: