Inicio / Microexpresiones / Un truco para detectar expresiones faciales fácilmente

Un truco para detectar expresiones faciales fácilmente

Cuando se habla de expresiones faciales, a veces preocupa un poco cómo vamos a lograr identificar las 10.000 expresiones distintas que el científico Paul Ekman clasificó en su Sistema de Codificación Facial (FACS) hace algunos años.

Incluso si eres capaz de determinar las siete emociones básicas (Alegría, rabia, tristeza, miedo, sorpresa, asco y desprecio), la cosa se vuelve cuesta arriba cuando las microexpresiones son tan sutiles que involucran áreas muy pequeñas del rostro, por fracciones de segundo que son increíblemente reducidas.

¿Cómo hacen algunas personas para detectar esos movimientos tan pequeños, en una conversación cara a cara y sin perder el hilo del componente verbal?

En realidad hay un truco, que me permito explicar con una analogía:  Cuando estamos aprendiendo a usar un teléfono celular cuya configuración es nueva para nosotros,  al principio nos sentimos un poco “perdidos”.  Mientras aprendemos dónde está la tecla menú, el volumen, cómo silenciarlo completamente y cómo responder mensajes rápidamente, nuestro cerebro está buscando un patrón de uso consciente.

Igual sucede con esas expresiones faciales, pero hay una pequeña diferencia: tú naciste con la habilidad de detectarlas (cosa que no ocurre con el uso de los teléfonos inteligentes, por desgracia para el hombre moderno).  Entonces, de la misma forma que aprendes a hacer consciente el uso de un aparato electrónico al punto de volverse totalmente natural, es posible “configurar” el cerebro para leer el rostro de los demás.

Por costumbre, cuando hablamos con una persona, nuestra mirada se dirige de manera automática sobre un triángulo formado por los ojos y la boca, que nos suministran toda la información que creemos que necesitamos.  Pero para obtener información de los músculos circundantes, es obligatorio acostumbrarnos a ver en forma de “X”.  Imagina, sobre el rostro de tu interlocutor, una gran X tatuada directamente en la piel.  ¡Éste es el recorrido que tienes que hacer sobre su rostro en todo momento…!  La razón es muy sencilla: de esa manera estarás conscientes del movimiento de los músculos que rodean a los ojos y boca, y podrás detectar más fácilmente esos pequeñísimos movimientos, así sean unilaterales.

Por ahora, te recomiendo que te acostumbres a hacer este ejercicio con todas las personas que hablen contigo.  ¿Viste algún movimiento de una ceja, de una mejilla, de una comisura que te llamó la atención? no dejes de comentarlo.

ebook de tips gratis lenguaje corporal

Acerca de Jesús Enrique Rosas