[divider]Análisis realizado por Giancarlo Marín Renzo, aspirante a la Certificación Internacional en Kinesics Coaching™. Puedes contactarlo aquí.[divider]

Recuerdas la última vez que tuviste que dar una presentación, debate o tuviste que explicar una idea a un grupo de personas? Definitivamente todos hemos estado ahí en algún momento y es común que a veces nos preguntemos cosas como: ¿A dónde debo mirar? ¿Cuál es el tono de voz que debo proyectar? ¿Cómo puedo verme más seguro? o ¿Dónde pongo mis manos? (¿en el bolsillo, haciendo gestos todo momento, relajadas a los costados, o las cruzo?)

En este artículo quiero dar algunos tips a última interrogante planteada basada en la investigación del Experto en lenguaje corporal canadiense Mark Bowden, autor de varios libros y CEO de la consultora para negocios Truthplane en Norte América. Puedes verlo en esta conferencia TEDx:

Cuando se trata de persuadir o transmitir alguna idea a un grupo, todos queremos ser percibidos como personas confiables por nuestros receptores. Si es que no logramos esto, entonces el fracaso de nuestro discurso asegurado. (Recuerda que inconscientemente todos buscamos gente amable, confiable, que nos ayude, que nos brinde recursos por un simple instinto de supervivencia)

Entonces, ¿De qué manera podemos persuadir a nuestra audiencia haciendo uso de simple movimiento gestual?

La respuesta según Bowden es simple: Usa gestos manuales desde un plano horizontal a la altura del ombligo. Simplemente observa la siguiente imagen:

Mark Bowden Convencer con las manos

Bowden divide nuestra anatomía en 3 planos de expresión. El plano grotesco, de la verdad y de la pasión.

Cuando estamos frente a una audiencia, la imagen que queremos y tenemos que proyectar es que estamos aquí para dar, no para tomar ni aprovecharnos de nuestros oyentes. Y para acometer esto solo debemos enfocarnos en mantener nuestros gestos manuales a la altura del plano de nuestro ombligo (plano de la verdad).

Para poder comprobar esto, prueba lo siguiente:

  • Párate derecho y deja tus extremidades relajadas por debajo de tu cintura (plano grotesco). ¿Cómo es tu respiración? (¿Más corta, más larga, normal?) ¿Qué tan recta esta tu espina dorsal y que tan estable esta tu postura? ¿Cómo se siente tu cabeza y cuello? ¿Cómo te sientes en general? Muchas personas en general describen esta experiencia como un sentimiento de pesadez tanto física como emocionalmente.
  • Ahora párate derecho nuevamente, pero posiciona tus manos a la altura del ombligo y enlaza los dedos de las manos con las palmas suavemente tocando tu estómago. Compara lo que sentiste con la posición anterior. Ahora baja las manos.

[Tweet «Nunca bajes las manos mas allá de tu cintura al dar una presentación.»]

  • Muchas personas describen la posición anterior (con las manos a la altura del ombligo) como un sentimiento de concentración, calma, control, balance y energía. Además que es una posición donde se transmite inconscientemente honestidad hacia otros.

Por tanto, para tener mayor control tanto de tu cuerpo al momento de expresarte y del impacto persuasivo hacia tu audiencia sigue estos 3 consejos:

  • Nunca bajes tus manos por debajo de la cintura mientras estés en una presentación. En “El plano grotesco” tu voz sonara plana y proyectaras poca emoción y desconfianza a tu audiencia. Esta posición es perfecta si deseas aburrir a tu público, vaciar la sala pronto, o en algunos casos mandar un mensaje psicológico contradictorio (por ejemplo: decir cosas buenas de la competencia de tu empresa de manera verbal pero con las manos en esa posición genera una contradicción en el inconsciente del receptor lo cual hace no muy creíble el mensaje verbal)
  • Usa el plano de la verdad. Esta es el área que está a la altura de tu ombligo y alrededor. Gesticular de manera abierta (sin cubrir tu estomago) y mantener tus manos a esta altura te da una sensación física de estabilidad, balance y energía. Y lo más importante es que la gente observándote lo sentirá también. Transmitirás confianza y mayor empatía con tu audiencia.
  • Sube un poco la intensidad y energiza a tu audiencia con el “plano pasional”. Este es el plano gestual que está a unos 5 centímetros sobre el esternón. Cuando posicionas las manos y gesticulas en este plano, rápidamente se genera un nivel mayor de energía e impacto en tu comunicación. Úsalo cuando quieras enfatizar tus ideas, o demostrar mayor pasión sobre algún punto clave de tu discurso.

¿Tienes otra recomendación que quieras compartir? no olvides comentarla.

Suscríbase a nuestras lecciones gratuitas y descargue nuestro ebook: "100+ tips de Comunicación No Verbal":