Algunas consideraciones sobre la imagen política de Donald Trump

Jesús Enrique Rosas
Por en la categoría Imagen Personal

Tuve el placer de ser entrevistado por Laura Riestra para el Huffington Post hace un par de meses en ocasión del supermartes del proceso electoral estadounidense, en el cual Hillary Clinton y Donald Trump cortaron rabo y orejas. Específicamente, hablamos sobre la imagen política del magnate, actualmente virtual candidato por el partido republicano para las generales en noviembre.

He aquí nuestro intercambio…

 

¿Cuánto cree que hay de forzado en la forma de expresarse de Donald Trump?

Trump lo ha declarado en más de una ocasión: “No soy un político” y así, muchos votantes que quieren combatir el establishment lo han visto como una opción viable. Al separarse del canon clásico en política (tanto en sus declaraciones y entrevistas, como en los debates), goza de cierta libertad de “Decir las cosas como son”, lo cual, aún lo que diga pueda sonar absurdo o xenófobo, es como muchas personas quisieran expresarse.

En tal sentido, no considero que el término es “expresarse forzadamente”, sino simplemente, decir lo que considera más pragmático, crudo y directo. A cualquier persona le gusta que le hablen así, sin rodeos, y el principal peligro es que no se detecte la ausencia, en muchos casos, de una pizca de sentido común.

 

¿Cómo interpreta su lenguaje no verbal? Suele mover mucho las manos, sonreír con cara de niño pícaro… Aquí un ejemplo.

Lo puedes determinar de su slogan: “Make America Great Again”, donde el adjetivo principal es “Grande”. Como tal, sus gestos, tono de voz y postura deben reflejarlo. Gestos manuales amplios y hacia el público (Para ser considerado un ególatra, hace más gestos centrífugos –hacia afuera-  que centrípetos –hacia sí mismo-), lo que lo ayuda a conectarse con la audiencia.

El mentón en alto, prácticamente en todo momento proyecta orgullo, poder, dominio; y para apoyar esa actitud te darás cuenta que casi nunca sonríe mostrando los dientes. Personalmente no recuerdo ni una sola sonrisa “Auténtica” de Trump. Esto cumple la función de pragmatismo y crudeza, como diciendo: “No vengo aquí a caerle bien a nadie, vengo aquí a hacer de América el país que era”.

 

¿Cómo le nota en este vídeo, en el que está defendiendo una de sus medidas más polémicas? (la construcción de un muro con México)

Trump tiene otra particularidad en su expresión facial: no trata de ser cálido en ningún momento y sus ojos / cejas así lo proyectan. Puede que sea botox (No lo creo, pues su ceño se ve fruncido y con arrugas), pero si lo comparas con cualquiera de los otros hombres (Ted Cruz, Marco Rubio, Clinton y Sanders, por mencionar algunos), sólo Cruz se le asemeja en inexpresividad.

Para planes descabellados, nada mejor que acompañar tus afirmaciones con una mirada fija y serena, con el subtexto “Voy a hacer esto sin importar quién se oponga, pues es lo correcto”. Repito: me refiero a sus intenciones y cómo su gestualidad apoya a sus palabras. Esa coordinación de discurso / voz / rostro / gestualidad es lo que hace a una persona verse digna de confianza.

Trump está trabajando a un nivel subconsciente, y por ello quienes pensaban al principio que su campaña era un chiste, luego del supermartes están comenzando a preocuparse.

 

¿Por qué cree que Trump está tan obsesionado con su pelo y con estar moreno? ¿Qué considera que transmite su estilo?

Creo que es parte de su marca personal, y lo ha usado desde hace tanto tiempo que debe ser parte de su personalidad. Es por esa razón que al principio no lo tomaban tan en serio, pues no es una apariencia que se vea sana ni natural, desde ningún punto de vista. De lo que sí estoy seguro es que esas características lo ayudan a destacarse entre los demás contendientes, aunque se vea un poco ridículo.

 

Se rodea de mujeres espectaculares, su propia mujer es modelo, ¿Qué transmite eso en una campaña? ¿Cómo puede influir en el voto femenino? ¿Y masculino?

El patrón del macho alfa es algo de lo que no podemos escapar con facilidad, y por mucho que trabajemos por la igualdad de los sexos, el desmontaje de la mujer como “producto” o “trofeo” y un sinfín de obstáculos más entre ambos, todavía estamos acostumbrados a ver esas circunstancias como un sinónimo de éxito. ¿Cuántas películas no hemos visto en donde el héroe termina ganándose a la chica? Sea o no sea políticamente correcto, es una realidad en los medios, a muchos niveles. De todas maneras, considerando lo estrambótico de sus planes, el estar rodeado de modelos prácticamente pasa desapercibido.

 

¿Cómo definiría el estilo de Trump? Detrás de tanta supuesta seguridad en sí mismo, ¿hay mucha inseguridad?

No podría afirmar que Trump es una persona insegura pues a pesar de todo, se considera públicamente como un empresario exitoso (a pesar de todos los proyectos en los que ha fracasado y el montón de demandas por fraude que ha enfrentado). Si es inseguro lo disimula bastante bien, aunque sabemos que por lapsus mental o por problemas de memoria, ha cambiado de postura (por ejemplo, sobre la visa H1B). Eso demuestra cierta inseguridad en su proceder lo que definitivamente le va a costar votos.

 

Imaginemos que llega a presidente de EEUU, ¿Cree que seguiría igual o cambiaría su estilo?

Podría decirte que “No creo que llegue a ser Presidente de los EEUU”, y tú me dirías: “¡Ésa no es la pregunta!”. Lo cierto es que, en el escenario en el cual llegue a ocupar ese cargo, espero que su actitud cambie a una postura más sensata y todo el teatro electoral haya sido una demostración más de demagogia contemporánea. Amanecerá y veremos.

(Actualización al 19/02/2017): a menos que estés viviendo en una isla remota junto a Luke Skywalker, ya te enteraste de que Trump es el actual presidente de los Estados Unidos… y no, no ha cambiado su postura).

2017-02-19T05:51:40+00:00

Sobre el autor:

Jesús Enrique Rosas
Director Ejecutivo de La Universidad Corporativa - Fundación Lenguaje Corporal. Escritor, conferencista e investigador, actualmente en Madrid. Autor del libro "Lenguaje Corporal en 40 Días". Contáctale en nuestra Red.
  • Gracias por tu comentario, Richard; Trump remueve esos deseos de romper con un linaje gubernamental que prácticamente abarca tanto a demócratas como republicanos, y eso en sí mismo es tremendamente seductor (¿En cuántas películas vemos que viene un ‘elegido’ insólito a romper con el status quo?). Puede que ganara el voto popular (dudo que por más de un punto), pero el detalle está en los colegios electorales. ¿Le otorgarían la victoria?

  • Richard Kuklinsky

    Todo lo descrito es muy acertado, sin embargo el señor Trump tiene algo importante, habla al subconsciente de las personas que lo escuchan, cuando se le escucha el cerebro trata de encontrar la logia, pero la emotividad es superior, por eso, es que no poca gente encuentra en lo que dice y hace con esa grandilocuencia con sus gestos, cosas importantes para ellos, no para el mundo o para su país, si no para si mismos, y es por eso q no cae en el animo aunque tenga misoginia, no se si EEUU este totalmente dispuesto a ser gobernado por una mujer, no porque no sea capaz, si no por cuestiones meramente históricas, habrá quien crea que no es rival para Vladimir Putin

  • Silvia Guerra

    Considero que parte del éxito de Donald Trump es que está utilizando algo nuevo, ser un “político” que no dice lo políticamente correcto o lo humanamente adecuado. Esa fórmula en la política tiene a todo el mundo cansado y algo de crudeza y autenticidad sin filtros, es lo que ha generado tanto revuelo. Repruebo sus formas y puntos de vista, pero admiro en cómo nos ha demostrado ser un excelente mercadólogo; una vez más logró impactar acertada y sonoramente al nicho de mercado al que se ha dirigido. A pesar de sus problemas de cabello… ¡De tonto no tiene ni un pelo! Y si esto fue un ejercicio para él de ver hasta dónde podía llegar, pues sí ha logrado generar ruido.

    En lo personal, tampoco creo que obtenga la victoria.
    Saludos.