Las 10 frases favoritas… de los falsos líderes

Por en la categoría Emprendimiento

Te guste o no, las palabras que usas pueden afectar seriamente tus posibilidades de alcanzar el éxito, y esto es especialmente cierto para un líder. “Los líderes más exitosos pueden articular la misión de su empresa y expresarla motivando a los demás sobre ella”, dice Darlene Price, presidenta de Well Said, Inc. (“Bien dicho”), y autora del libro “Presentaciones y conversaciones que generan resultados”. Aunque otras características de la personalidad sean igualmente importantes, ésta es prácticamente la “guinda del pastel”, afirma la autora.

Los grandes líderes entienden el poder de la palabra; entienden el impacto del habla, y cómo afecta los corazones y mentes de la gente. Es por esta razón que usualmente usan frases positivas cuando hablan con su equipo, como por ejemplo “Aquí está nuestra misión”, “Tu rol es crítico porque…”, “Me gustaría saber lo que piensas”, “¿Cómo puedo ayudarte?”’”Juntos podemos…”, “Felicitaciones”, y por supuesto, “Gracias”. Pero así como las palabras pueden tener un impacto positivo, también pueden hacerle mucho daño al espíritu de un equipo.

Aquí tienes 10 ejemplos de frases que debes evitar a toda costa:

#1. “Yo soy el jefe”

“Al anunciarlo, en realidad lo estás negando”, dice Price. Como lo dijo en su oportunidad Margaret Tatcher: “El poder es como ser una dama; si tienes que decirle a la gente que lo eres… en realidad, no lo eres”. Declarar tu cargo o dominio implica una actitud que dice ‘No acepto preguntas ni opiniones; vamos a hacer las cosas a mi manera’.

Los grandes líderes son seguidos y admirados, mientras que los dictadores son temidos y despreciados.

frases_lideres_falsos-ft

Su boca sea la medida.

Por supuesto que eres el jefe, pero el decirlo no lo hace una realidad. En vez de eso, usa tu poder para empoderar a otros: “¿Qué es lo que necesitas para tener éxito?”, o “¿De qué manera puedo ayudarte?”

#2. “Eso no es mi culpa”

Los mejores líderes asumen la responsabilidad de sus actos; evitan excusas o lanzar a sus compañeros a los leones. “Aunque a nadie le gusta estar en el ojo del huracán, un gran líder absorbe el impacto, demuestra su responsabilidad e impulsa a todo el equipo a buscar una solución”, dice la autora. En vez de echarle la culpa a la antigua gerencia, administración, otros departamentos, la economía o el clima, se enfoca en lo que debe hacerse para retomar el curso al éxito. Y cuando piensan que no estás a la altura del trabajo, te dirán…

#3. “Voy a hacerlo yo mismo.”

El liderazgo no es un monólogo; Ésta actitud se refiere al ‘hágalo usted mismo’, cuando evitar delegar no beneficiará a nadie. A medida que subes los pisos corporativos se desdibujan tus aportes individuales y das paso a todo aquello que haces con y por los demás. El objetivo es poner a las personas correctas en los lugares correctos y permitirles brillar por sí solos, ¿No te gustaría que te trataran de la misma manera?

#4. “Sí, ya sé… ya pensé en todo”.

Como diría el legendario entrenador de baseball John Wooden, “Lo que realmente cuenta es lo que aprendes después de que lo sabes todo. Mejor explicado, imposible. Evita el desmoralizar (y in algunos casos, enfadar) a los demás restándole importancia a sus aportes; aún cuando realmente sepas lo que te están diciendo, mantén una actitud receptiva pues nunca sabrás qué puedes aprender o descubrir del enfoque que le ha dado esa persona.

Lee también: 3 preguntas que nunca debes hacer en una conversación de negocios

Cuando le das la bienvenida a las opiniones de los demás, se sentirán inteligentes, confiados y te respetarán depositando confianza en ti.

#5. “Así no es como lo hacemos aquí”

Los líderes de éxito son apasionados con la innovación: conseguir una mejor manera de hacer algo. De hecho, Steve Jobs afirmaba que “La innovación es lo que distingue a un líder de un seguidor”. Por esta razón es que un gran líder valora a los empleados que demuestran pensamiento creativo y habilidades para resolver problemas.

"Puedes hacerlo como quieras, mientras sea como yo digo"

“Puedes hacerlo como quieras, mientras sea como yo digo”

La frase errónea en este apartado sólo deja espacio para un pensamiento inflexible y terco; aún cuando no estés de acuerdo con una idea, invita a desarrollarla y demostrar que puede funcionar. Puedes decir, “Es una idea poco común, ¿Cómo funcionaría?” o discutir los pros y los contras.

#6. “El fracaso no es una opción”

Este lema podría funcionar para el Centro de Control de Misiones de la NASA, y hasta allí. Pero cuando alguien lo dice en un entorno corporativo, se traduce en “No se permiten los errores”. Esta actitud sólo inspira miedo e inseguridad, frena la creatividad e inhibe la innovación.

Los grandes líderes permiten (e incluso, estimulan) a su gente a fallar productivamente; a convertir errores en aprendizaje y metidas de pata en experiencia. Como diría Arianna Huffington, “El fracaso no es lo opuesto al éxito; es parte de él”.

Y si llegas a comentarle que quieres ir a un congreso importante en tu industria, te dirá lo siguiente:

#7. “Quiero resultados, no relaciones”.

Los grandes líderes saben que los resultados nacen a través de las personas, para lo que se requiere principalmente la creación de lazos fuertes con los empleados, colegas, clientes, asociados y todas las demás personas relacionadas con la organización.

#8. “No me importa si no es ético: Si no es ilegal, hazlo.”

Un líder de valor nunca consentiría ni permitiría acciones corruptas o faltas de ética para conseguir sus objetivos organizacionales o financieros. “El fin justifica los medios”, es un arma de doble filo que te pone en peligro no sólo como persona, sino a todos los que te rodean. Siempre defiende hacer lo correcto.

Lee también: Los 10 peores errores al hablar en público

Como dijo alguna vez Abraham Lincoln, “Casi todos los hombres pueden soportar la adversidad, pero si de verdad quieres poner a prueba a alguien, dale poder”.

#9. “No quiero saber de malas noticias ni sorpresas”.

Decir esta frase no hará que las malas noticias desaparezcan como por arte de magia; es más bien barrer una bomba de tiempo debajo de la alfombra. “Un verdadero líder quiere saber sobre los problemas que requieren atención inmediata, por lo que más bien dirá “Si hay malas noticias o sorpresas, quiero ser el primero en saber”.

frases_lideres_falsos_3

Suponemos que tendrá un aviso así en la puerta de su oficina

Es necesario crear una atmósfera de confianza y transparencia, de tal manera que los conflictos y obstáculos se hagan visibles tan pronto como aparecen. Colin Powell dijo que “A diferencia del vino, las malas noticias no mejoran con el tiempo”.

#10. “Tienes suerte de tener un trabajo aquí”.

Esta frase, por sí sola, destruye toda motivación; implica que le estás haciendo un favor a la gente al emplearla, y por ello están en deuda contigo. “Depende del empleado si eso es cierto o no”, dice la autora. Como en los demás ejemplos, el opuesto funciona muy bien: “Tenemos mucha suerte de contar contigo en nuestro equipo”.

El denominador común de estas palabras poderosas es que inspiran a soñar más, aprender más, hacer más y convertirse en más. Eso es lo que hace a un verdadero líder: la combinación de sus habilidades comunicaciones y su personalidad; el saber qué decir y cómo decirlo para maximizar los resultados que obtienen a través de los demás. Recuerda que si quieres desarrollar tus cualidades de líder, puedes estudiar en nuestro campus virtual.

2016-11-24T01:31:59+00:00

About the autor:

Comunicadora digital especialista en marca personal, supervisora de contenidos para lenguajecorporal.org. Devoradora de libros como pasión, cinéfila por convicción. Tutora en nuestro Campus Virtual. Puedes contactarle en nuestra red.
  • La 8, ahí les hablan empresarios mexicanos de derecha.