El presente video es una entrevista realizada al actual alcalde de Bogotá, Enrique Peñalosa por el periodista colombiano Yamit Amat:

Apenas dos días antes se presentó un evento desafortunado en un deprimido de una vía inaugurada por Enrique Peñalosa, y justo un fuerte aguacero lo colapso e inundó generando estragos en vehículos.

En la entrevista se marca desde un principio la incomodidad del Alcalde al tener que enfrentarse a responder por este hecho y otros temas relacionados con su gestión. Apenas se inicia la presentación, su postura muestra cierto “intento por desaparecer” en su postura corporal.

Encontramos elementos justo al inicio, en el segundo 9, cuando se mencionan los temas a tratar: empieza la incomodidad en el rostro, micropicores que se evidencian en gestos apaciguadores, como llevar su mano a la nariz.

El primer tema de la entrevista tiene que ver con la revocatoria de mandato, que se encuentra en análisis jurídico; aquí se menciona que el alcalde de Bogotá fue llamado a manifestar su posición jurídica de inconformidad con este hecho, se puede observar en su rostro la tensión, y por un momento hay un AU25, separación en los labios, y sus parpadeos muestran más bien un deseo de no enfrentar esa situación.

Y al mencionar el tercer punto es evidente la molestia del Alcalde, tanto que sus gestos inmediatamente son entendidos por el entrevistador quien ríe.

Aquí se puede observar el gesto de su boca:

Así que se da paso a la entrevista, se le pregunta abiertamente al Alcalde: «¿Por qué tema comenzamos?»

Su sonrisa y expresión, de ‘usted dirá’, no muestra mucha confianza en cualquiera de los temas.

Apenas empieza su respuesta sobre el deprimido de la 94, su parpadeo se acelera lo que denota nervios en parte de su respuesta, aunque pareciera buscar datos en sus apuntes. Su respuesta no tiene una secuencia que parezca coincidir con datos estructurados y leídos:

El resto de la descripción se basa en datos memorizados; esto lo establezco por la dirección de su mirada, y al ir directamente a la causa, lanza una frase: “No la ha entregado el contratista”. Mantiene su mirada, se acerca en señal de buscar una aceptación de la disculpa, y denota nervios y temor al acercar su mano a la boca y nariz:

El periodista interpela diciendo que “el asunto no es tan fácil como usted dice …”, en este momento el alcalde muestra su molestia al sentir picor en las manos, el gesto apaciguador se puede observar desde el minuto 3:24 al 3:34. «lo entregado (lo expuesto) me lo han rechazado».

En el minuto 3:43 el alcalde dice “El deprimido opera perfectamente” mientras lo niega con la cabeza, y más adelante interpela diciendo “claro que necesita bombas”, y se lleva su mano a la nariz, como que “ganó” un punto y su expresión refuta el punto, y se aleja del tema con su cuerpo.

Narra lo que procede jurídicamente en este caso en relación con la necesidad de la operación, aquí su expresión tiene coherencia, son hechos que efectivamente deben realizarse.

Sigue narrando los hechos; hay un diálogo en relación a si fue o no correcto inaugurar una obra con este punto – las bombas en automático – pendiente. Aquí el alcalde se dirige a la cámara para pedir disculpas: esto podría interpretarse como que pone la cara, su manos ilustran que están exponiendo sinceramente lo que dice, aunque su frase incluye: “falla de nuestro contratista”, lo cual vuelve a lavar su responsabilidad, y expone sus manos como no tengo nada que ocultar.

Y más adelante dice: “ya estaba terminada” mientras vuelve a negar con la cabeza. Y al recordarle que en realidad no estaba terminada, su expresión lo conecta con la parte emocional, reconoce lo que paso como una falla, y cierra los ojos dejar de ver el hecho.

Puedo concluir que sus disculpas son sinceras, aunque intente reducir la responsabilidad y restar importania a lo que pasó. Él mismo defiende por obvias razones el hecho de inaugurarla por su calidad de alcalde, porque la requería para tener acogida a su gestión.

Su expresión, más no sus palabras, muestran que efectivamente el reconoce que no estaba terminada y los puntos que pretendía ganar se esfumaron con el suceso acontecido.