¡El increíble efecto de una pose de poder en tu autoconfianza!

¡El increíble efecto de una pose de poder en tu autoconfianza!

  • El efecto que tiene una pose de poder en la testosterona según Amy Cuddy

Creo que una de las poses características de las estrellas de rock es la clásica apertura de los brazos en alto, tanto animando a la audiencia como recibiendo las ovaciones.  ¿Sabías que este gestos como éste producen reacciones químicas en nuestro organismo? (Y no me refiero a la dosis de adrenalina producto del concierto)

El efecto que tiene una pose de poder en la testosterona según Amy Cuddy Según Amy Cuddy, científica de la Universidad de Harvard, una “pose de poder” (sacar el pecho, separar los brazos del cuerpo, o inclusive poner los pies sobre la mesa), estimula temporalmente la producción de testosterona tanto en hombres como en mujeres.  Esto a su vez, te hace sentir más confiado y seguro de tí mismo, ¡Un dato importante cuando vayamos a hablar en público, estemos a la expectativa de de una negociación difícil o tengamos una entrevista de trabajo!

Cuddy también hace la acotación durante su conferencia TED que el “cerrarnos”, cruzándonos de brazos, encogiendo los hombros y encorvándonos (una pose clásica cuando nos sentimos inseguros o amenazados) estimula la producción de cortisol, la llamada “hormona del estrés”.    ¿Quién podría imaginarse que nuestra postura influye de tal manera en nuestras reacciones químicas?

Amy Cuddy: la importancia de una pose de poderSi de una entrevista de trabajo se trata, tampoco es que vas a asumir esas posiciones frente a tu empleador. ¡Sería una falta de respeto! La investigadora afirma que el efecto de “Empujón” químico dura mucho tiempo después de esos dos minutos de “pose”, así que sugiere que mientras esperas tu turno para ser entrevistado, entres al baño y ¡Las hagas en privado!.  suena loco, pero funciona.

Entre los ejemplos que podemos mencionar sobre poses de poder están el pararse firme con los brazos en las caderas (la misma Amy lo hace en plena conferencia, imitando a Linda Carter en su papel de La Mujer Maravilla).  También poner ambas manos sobre una mesa e inclinarse hacia adelante es una postura “ofensiva” que tendrá efectos positivos sobre tu autoconfianza.  Por último, abrir los brazos y ponerte las manos detrás de la cabeza es otra buena sugerencia que puedes poner en práctica antes de entrar a esa reunión que te espera hoy.

La próxima vez que necesites una dosis extra de seguridad, toma en cuenta estos consejos.  Aquí te dejo un par de ejemplos, ¿Cuales crees tú que generarán testosterona y cuáles aumentarán tu cortisol?

Amy Cuddy: la importancia de una pose de poder

No olvides contarme de tu experiencia en los comentarios.

Por | 2016-11-10T19:19:09+00:00 Noviembre 27th, 2012|Lenguaje Corporal|4 Comentarios

About the autor:

Jesús Enrique Rosas
Director Ejecutivo de La Universidad Corporativa - Fundación Lenguaje Corporal. Escritor, conferencista e investigador, actualmente en Madrid / Santa Cruz de Tenerife. Autor del libro "Lenguaje Corporal en 40 Días". Puedes contactarle en nuestra red.
  • Cindy

    Me encanta esta pagina porque nos ayuda a conocernos mejor y aprender mas sobre el lenguaje corporal .

  • Camilo Marin Bonilla

    Estan bacanos los trajes.

  • Aaron

    Tengo entendido que la primer imagen es una postura de equilibrio con una mano dentro del bolsillo y otra fuera, es una forma de equilibrio en cuestión de la seguridad que uno sienta al momento, es decir ni tan seguro ni tan inseguro, la segunda es la mejor forma puesto que es una postura de seguridad o superioridad, la tercera, puede ser una barrera o generar algún impacto negativo, pero ignoro el significado de la posición de las manos, y la ultima, totalmente insegura.

  • Mi Go

    Cerrar los puños con fuerza, colocarlos frente a los hombros (obviamente los brazos estarán doblados), y batirlos vigorosamente delante-atrás unas diez veces, mientras aprieto los dientes y siento esa fuerza en la mandíbula.
    Otra es caminar con decisión al encuentro de mi interlocutor, manteniendo fija la mirada en él, casi sin parpadear.
    Internamente me hace sentir poderoso y dueño de la situación.