¿Cuál es la diferencia entre el estatus y el poder?

  • diferencia entre el estatus y el poder
Jesús Enrique Rosas
Por en la categoría Negociación

“El dinero es la una mansión en Sarasota, que comienza derrumbarse a los diez años. El poder es el antiguo edificio de piedra que perdura durante siglos”

diferencia entre el estatus y el poder

Con esa frase, Frank Underwood (Interpretado por Kevin Spacey) prácticamente resume en un tweet de qué va la serie “House of cards”, una oda al maquiavelismo y una reverencia ficticia al poder.

Hasta cierto punto es fácil determinar esa diferencia entre el dinero y el poder, pero ¿Qué pasa cuando confundimos estatus y poder?

A la ligera, podrían significar lo mismo, o al menos ser caras de la misma moneda; sin embargo, los profesores Steven Blader de NYU y Ya-Ru Chen de la Cornell University publicaron un estudio en la Journal of Personality and Social Psychology definiendo la diferencia fundamental entre las dos.

Lee también: El increíble efecto de una pose de poder

Por una parte, el estatus se define como el prestigio, respeto y estima que una persona u organización tiene a los ojos de los demás; su origen es externo y se basa en evaluaciones muchas veces subjetivas y de percepción.

Por su parte el poder es sencillamente el control de recursos críticos.

Para demostrar el impacto que tiene cada uno en nuestra personalidad, realizaron un estudio de negociación en el cual, un grupo representaba al director financiero de una empresa farmacéutica, reconocido y respetado por su industria (estatus)

El otro grupo asumía un rol de poder, al representar una empresa  líder en el mercado, cuyas iniciativas prácticamente dictan el curso de las demás.

Con respecto a un grupo de control neutral, aquellos que se les asignó un rol de estatus fueron más flexibles en sus posturas, mientras que los poderosos fueron más agresivos al negociar.

Este tipo de dinámicas le permite a los investigadores establecer una relación con las organizaciones, de tal manera que un gerente no se sienta en tal situación de “poder” en la que se sienta con el derecho de explotar y exigir a sus anchas, sin esforzarse en la misma medida.

No olvides hacer nuestro test para determinar qué tan maquiavélico eres.

2014-11-23T22:42:35+00:00

Sobre el autor:

Jesús Enrique Rosas
Director Ejecutivo de La Universidad Corporativa - Fundación Lenguaje Corporal. Escritor, conferencista e investigador, actualmente en Madrid. Autor del libro "Lenguaje Corporal en 40 Días". Contáctale en nuestra Red.
  • Feluco

    El dinero es la gran mansión en Sarasota, que comienza derrumbarse a
    los diez años. El poder es el antiguo edificio de piedra que perdura
    durante siglos. Corrige la frase que la tienes mal…