El pasado septiembre se cumplieron 50 años de uno de los acontecimientos más resaltantes en la comunicación política moderna: el primer debate televisado, en el cual participaron los candidatos norteamericanos John F. Kennedy y Richard Nixon.

El resultado le proporcionó a Kennedy la ventaja que necesitaba para alcanzar la Presidencia de Estados Unidos, aún cuando Nixon era un político con más experiencia (incluso había logrado doblegar a Nikita Kruschev en un debate anterior). ¿Qué hizo la diferencia para Kennedy? Por supuesto, su uso de la comunicación no verbal.

En primer lugar, si analizamos la apariencia de ambos, vemos que Kennedy optó por un traje oscuro, cuyo contraste contra el fondo claro del escenario le hacía ver más poderoso frente al traje gris de Nixon.  Este último se estaba recuperando de una lesión en la rodilla, había perdido peso, estaba agotado por la campaña presidencial y se negó a usar maquillaje.  ¡Incluso no se afeitó!  Su apariencia descuidada y su expresión facial “amargada” lo hacían ver taciturno y retraído, cuando menos.

JFK se mostró seguro y potente en su discurso, e inclusive usó un arma muy efectiva en contra de Nixon: se sentó de la manera corecta.  Sus asesores le habían advertido que sentarse con las piernas cómodamente cruzadas lo harían ver más seguro y tranquilo, mientras que su oponente se veía tenso con ambos pies pegados al piso, las rodillas juntas y una mano sobre el muslo.

El famoso “bronceado” de Kennedy no fue premeditado, pues fue producto de revisar sus notas preparativas del debate en la azotea del hotel, expuesto al sol.  El maquillaje simplemente complementaría el color natural, dándole una apariencia más joven y saludable.

Con sólo ver los primeros tres minutos del siguiente vídeo ya pueden corroborar las teorías de los expertos:

Habrán notado también que Kennedy se esforzaba por mantener contacto visual con Nixon cuando éste hablaba, lo cual le sumó unos puntos más.  Ahora, imagínense que estas características fueron tan decisivas hace 50 años.  ¿Qué decir ahora, que tenemos internet y videos en alta definición?  la audiencia del mencionado debate fueron 80 millones de personas; en la actualidad no es difícil contar con 800 millones conectados a la vez.  ¿Qué tan importante será cuidar nuestra imagen pública y nuestro lenguaje corporal en esos momentos? ¡Espero tus comentatrios!