• Talento natural o Esfuerzo

Cuando el “Talento Natural” vende (¡Más!) que el trabajo duro

Por en la categoría Emprendimiento

George R. R. Martin, famoso por su saga Juego de Tronos, se ha ganado una buena fanaticada que lo considera uno de los genios literarios modernos; pero este calificativo lo hace ver como poseedor de un don especial (el talento natural del que habla el título de este artículo), cuando en realidad sigue siendo un mortal como cualquiera de nosotros que ha seguido las recomendaciones que son comunes a más de un escritor de éxito.

Poco se menciona la avidez con la que Martin lee casi cualquier cosa que caiga en sus manos, las extensísimas investigaciones que hace para dar vida a sus historias (¡Aunque sean fantásticas!), o el constante escribir cada día, sin parar.

Para cualquiera es más fácil pensar que tiene “algo especial”. Y aquí tienes algo muy importante que aprender:

Un estudio publicado en el Boletín de Personalidad y Psicología Social, revela que el “trabajo duro” es significativamente menos atractivo que el talento natural, al menos en el mundo del emprendimiento.

Para probar esta teoría, investigadores guiados por Chia-Jung Tsay en la Escuela de Gerencia de la University College London, aplicaron tres estudios por separado. En el primero, reclutaron a 383 participantes para leer una de dos descripciones de un emprendedor imaginario.

Una descripción hacía énfasis en el talento natural (pero sin hacer referencia directa a ese término), explicando que “desde un primer momento” y durante su trabajo anterior, demostró tener una visión avanzada del mercado, y estaba listo para ser un líder gracias a esa facultad.

La otra descripción era idéntica, excepto que hacía énfasis en el esfuerzo (igualmente, sin mencionarlo directamente). Este segundo emprendedor alcanzó la misma visión del mercado gracias a su experiencia trabajando en su cargo anterior.

En resumidas cuentas, ambos emprendedores se mostraban al mismo nivel en este momento. Aquí vino la parte buena…

Todos los participantes vieron el mismo clip de un minuto en el que el emprendedor se presentaba y explicaba las ideas surgidas de su visión, pero el grupo condicionado por el “talento natural” otorgó a su emprendedor un 15% más de aceptación.

Cabe destacar que gran parte de los participantes del estudio tenían experiencia en el campo del emprendimiento.

En un estudio subsiguiente, los investigadores demostraron que para que un candidato “basado en esfuerzo” fuese valorado igual que uno “basado en talento natural”, debía demostrar al menos 28 puntos de IQ más y 4 años adicionales de experiencia en cargos de liderazgo.

Lee también: ¿Puede la imagen ser más importante que el talento?

Pero la parte más extraña: Antes de aplicar las investigaciones, a los participantes se les preguntó sobre las características que más valoraban en un candidato, entre las que se encontraban trabajo duro y talento natural…  y la mayoría respondió que el trabajo duro era más importante.

Así que, nos obnubila el talento natural… ¡Pero lo negamos!

Esta investigación presenta implicaciones cruciales para cualquiera que esté presentando un proyecto o simplemente estés buscando un empleoen vez de recalcar todo el esfuerzo que has hecho para llegar allí, considera demostrar el talento que te califica para cumplir con ese rol.

…Y cuando obtengas lo que quieres, por supuesto que ¡Sólo podrás mantenerlo con trabajo duro!

2016-02-10T19:44:16+00:00

Sobre el autor:

Comunicadora digital especialista en marca personal, supervisora de contenidos para lenguajecorporal.org. Devoradora de libros como pasión, cinéfila por convicción. Tutora en nuestro Campus Virtual. Puedes contactarle en nuestra red.