Análisis gestual de un asesino: caso Andrei Karlov

Josué Cabañas
Por en la categoría Lenguaje Corporal

“El lenguaje de tu cuerpo me dice qué sientes, pero no el por qué; ese será tu secreto…”

Algo similar citaba el Dr. Cal Lightman, personaje ficticio de la serie Lie to me. Uso esta idea como preludio al análisis debido a que muchos de los movimientos corporales que analizaré encajan a la perfección con la conducta previa a un crimen como éste, en el cual el diplomático ruso Andrei Karlov, es asesinado por un presunto funcionario de seguridad.

Las circunstancias del caso, aunadas a que el asesino era policía, dificultaban prever que Karlov iba a ser asesinado por el mismo personal de seguridad.

Puedes ver el video en este enlace:

3 conductas del atacante que llaman la atención:

La primera señal son los dedos entrelazados a aproximadamente la altura de su diafragma, postura que mantuvo gran parte del video demostrando que estaba reprimiendo un sentimiento negativo, quizá ansiedad. Recordemos que la intensidad de este sentimiento es proporcional a la altura del gesto manual; estando de pie, considero la mayor altura posible.

Otros significados de dedos entrelazados los puedes leer en el tip #44

La segunda señal de que el asesino no estaba en su papel de policía son las ocasiones en que desvía la mirada de las personas que tenía enfrente. Parecía la excusa perfecta para buscar una mejor ubicación o simplemente acomodarse el traje, posiblemente en su intento de calmar la ansiedad que experimentaba y evadirse momentáneamente de la realidad.

La tercera señal que llama la atención es el picor intenso en su nariz asociado a una manipulación, quizás para dar la imagen de que no tenía nada de sospechoso estar checando constantemente el interior de su saco. Al hacerlo también baja su mentón, señal defensiva hacia posibles amenazas.

El primer momento clave es la mano en posición de pistolero, desde la sacudida de dedos al estilo película del lejano oeste, hasta la señal inequívoca de separar el pulgar de los demás dedos mientras la mano esta tensa, postura que toma también un asaltante antes de tomar una pistola, movimiento bien conocido por los agentes de seguridad.

El segundo momento clave es el resoplido junto a una mirada elevada donde, sus ojos miraban directamente al cielo, donde si pusiéramos un reloj en su cara, apuntaran a las 12 horas.

Lee también: Análisis de la confesión de un psicópata.

Los ojos y sus movimientos tiene siempre un significado y elevar la cabeza y mirar al cielo tienen un significado semejante a “Dios, me pongo en tus manos”, mientras que el resoplido, que actúa como la válvula de una olla de vapor, para disminuir la tensión, acompañado de un AD29 (empujar mandíbula adelante) nos daba un indicio de la amenaza que se aproximaba.

Aún con todo esto era difícil creer que su objetivo era el embajador ruso, cosa que nos lo hacía saber al mantener sus pies, plexo solar y cabeza con dirección al embajador.

Te invitamos a conocer más acerca de este lenguaje universal que es la comunicación no verbal en nuestro Diplomado en Kinésica.

Si gustas comentar alguna otra señal no verbal que llamo tu atención puedes hacerlo en los comentarios. Recuerda: el cuerpo grita lo que la boca calla.

2016-12-28T12:07:15+00:00

Sobre el autor:

Josué Cabañas
Soñador que cree que todos tenemos talentos y algo que ofrecerle al mundo. Profesor, escritor y conferencista. Puedes contactarle en nuestra red.