Estás aquí: Inicio / Lenguaje Corporal /

Tragar saliva: señal inequívoca de ansiedad o nerviosismo

 

 

 

Una de las formas más sencillas de determinar si una persona se siente nerviosa o profundamente incómoda, es el movimiento de su cuello al tragar saliva.  Este fenómeno es un poco contradictorio, considerando que uno de los síntomas de la ansiedad es la resequedad de la boca.

Pero lo que sentimos en esos momentos de angustia es “un nudo en la garganta”, acompañado de una dificultad para respirar (parecido a una opresión en el pecho), que incluso puede llegar, en casos extremos, a afectar nuestra área abdominal.  Lamentablemente relajarnos se nos hace muy difícil, porque la molesta sensación se encarga de recordarnos, segundo a segundo, que estamos nerviosos… y por lo tanto se crea un círculo vicioso del cual es difícil escapar.

¿Cómo podemos contrarrestar esta reacción? Créanme, no es tarea fácil.  Si se trata de una exposición o conferencia que debemos impartir, la única receta es practicar extensamente el contenido hasta que estamos seguros que dominamos todo el material y logramos concatenar todos los puntos de una manera fluida.  De esa manera podremos evitar lapsus y pausas mentales que puedan empeorar nuestro desempeño en público.  Si por el contrario, el escenario es en la oficina del jefe, donde debemos explicar por qué el trabajo no estuvo a tiempo (¡con la respectiva pérdida de dinero!), lo mejor es hacer unas cuantas inspiraciones profundas minutos antes de entrar.  Aunque no ahuyentará la sensación, nos permitirá darle un acelerón de oxígeno al cerebro, tan necesario en esos casos dada la imposibilidad de respirar correctamente.

Una vez enfrente de la persona o grupo, nunca dejes que te vean tragar saliva.  Asegúrate de desviar su atención primero (ya sea señalando una lámina, o pidiendo a alguien que responda una pregunta), e inclusive puedes utilizar un manipulador como sacar una pluma de tu bolsillo, para justificar el torcer la cabeza hacia abajo y deglutir en ese instante.

Recuerda siempre que todas las personas sabemos lo que significa ese movimiento en el cuello tan particular, así no sepamos nada de lenguaje corporal.  ¡No dejes que tengan esa ventaja sobre tí! Y no olvides apoyarnos en Facebook y seguirme en Twitter para más tips de lenguaje corporal y comunicación no verbal.


Sobre José María Bonnemaison

Psicólogo, especialista en comunicación corporativa. Director ejecutivo de lenguajecorporal.org. Agrégalo en Google Plus, o también puedes escribirle a bonnemaison@lenguajecorporal.org

lenguaje corporal

¡Conviértete en miembro de nuestra comunidad!
Como miembro, disfrutarás de artículos exclusivos, acceso a nuestros lanzamientos y descuentos en nuestros cursos.