Inicio / Detectar mentiras / Cómo detectar mentiras: la guía completa

Cómo detectar mentiras: la guía completa

Uno de los temas más atractivos sobre el lenguaje corporal es cómo detectar mentiras.  ¿Existirá una fórmula sencilla, que nos permita descubrir a quien no es sincero con nosotros?

Las mentiras pueden ser detectadas, en la medida que observas la forma de ser de quienes te rodean. Mientras más estudias el lenguaje corporal de los demás, te haces cada vez más sensible a los cambios actitudinales que inevitablemente acompañan una falsedad. Científicos como Paul Ekman y Allan Pease nos han permitido sintetizar algunos de los indicios claves para determinar si una persona elude la verdad, y podemos enumerarlos, desde el más sencillo hasta el más efectivo:

#7. Repetir la pregunta

El primer tip para detectar mentiras despierta sospechas en cualquier situación; lo llamaremos “Repetir la pregunta” ¿En qué consiste? como su nombre lo indica, tiene dos manifestaciones posibles:

1) Cuando le haces una pregunta sencilla a una persona y ésta la repite total o parcialmente, como si no nos hubiese escuchado o entendido. Por ejemplo, un diálogo clásico:

- Andrea: “¿Se puede saber dónde estabas tú anoche?”

- Beto: “¿Anoche? / ¿Que dónde estaba yo anoche? / ¿Quién, yo?“

En cualquiera de los casos, los centros de procesamiento del cerebro están siendo puestos en funcionamiento de manera sorpresiva, y con el pleno conocimiento de que a una pregunta sencilla debe seguirle una respuesta sencilla, la mente necesita valiosas décimas de segundo para articular una respuesta no comprometedora. ¿Cómo hace el mentiroso para ganar tiempo? pues repite la pregunta. Es instintivo.

2) Complementar la respuesta con la pregunta misma. Digamos que no repites literalmente la pregunta, sino que la “adjuntas” a una respuesta que debería ser, a todas luces, sencilla. Por ejemplo:

- Andrea: “Amor, ¿Le pusiste comida al perro?”

- Beto: “Uhm, Sí amor, yo le puse comida.”

Luego de una respuesta así, esperemos que Beto se asegure de que Fido no se muera de hambre. El incluir la pregunta original como una coletilla de la respuesta (que en este caso podría ser simplemente “Uhm, Sí amor“) es señal que el centro del lenguaje quiere sonar convincente, cosa que no ocurre cuando nos preguntan, por ejemplo, nuestro nombre.

Allí pasa algo muy particular con su boca…

lenguaje corporal

¡Conviértete en miembro de nuestra comunidad!

Como miembro, disfrutarás de artículos exclusivos, acceso a nuestros lanzamientos y descuentos en nuestros cursos.